Que AMLO pide quéee?

Que AMLO pide quéee?

El presidente de México Andres Manuel López Obrador ahora si «se voló la barda», al citar este fin de semana, durante su visita a municipios de Chiapas, una estrofa del Himno de ese estado para según él, terminar “por siempre el rencor”.

Dijo que hay que estar “unidos como hermanos, que nos respetemos, que cada quien tenga libertad, libertad de creencias, libertad de pensamiento, que seamos no tolerantes sino respetuosos de todos y que nos hermanemos».

Y no es que esté mal exhortar a la no violencia, al camino de la paz y de acuerdos para solucionar los problemas en nuestro país; lo que francamente a mi me desconcierta es que casi inmediatamente después se refirió a sus «adversarios», como quienes confunden las cosas y generan rumores, como los equivocados.

Cómo él pretende terminar con el rencor cuando todos los días tiene algún mensaje o frase de encono, de tirria contra ciertos personajes o contra quienes le «heredaron» todo lo malo del país.

El asunto es que el mismo presidente genera la división cuando apoya su discurso con el tema de los fifís, los intocables, los de la mafia del poder, etc. ¿eso es hermanamiento?.

Cuando habla de libertad de pensamiento, tolerancia y respeto, ¿se refiere a los medios de comunicación que no coinciden con sus datos?, ¿habla de los columnistas que opinan sobre su administración y quienes le resultan incómodos por el hecho de no coincidir? ¿tal vez cita a los policías federales inconformes quienes de plano prefieren sólo su indemnización antes que sumarse a la Guardia Nacional ante las condiciones que vislumbran poco benéficas? o al EZLN a quien también pide paz?

¿Se referirá a líderes políticos y de los múltiples calificativos que les endilga; casas encuestadoras, calificadoras, ciudadanos organizados que quieren ejercer ese derecho de libre pensamiento y manifestar sus diferencias con su toma de decisiones? todos descalificados por él.

Puede que quiera hermanarse con los ex presidentes cuando afirma que se les ve nerviosos y de quienes espera que pronto «se les baje el coraje». O tal vez con las instituciones a las que ya alguna vez mando al diablo.

A sus expresiones, a sus actitudes y a sus falsos llamados, yo no les veo nada de conciliadores o fraternizantes. Parece que su concepto de tolerancia debe aplicarse sólo a sus expresiones y actitudes, porque de lo contrario eres enemigo de la nación, libertad de pensamiento sólo si combina con su pensamiento; respetuoso pero de sus decisiones a veces arbitrarias e injustificadas.

No lo sé, yo simplemente me pregunto ya en serio… ¿qué es lo que pide AMLO, pero no pregona con el ejemplo?

Gracias por leerme en este espacio. Hasta la próxima si no pasa otra cosa.

América Montoya