Ni modo… cambiar cuesta

América Montoya

Lunes 7 de agosto de 2017

La ciudad de Apizaco, que tantas veces ha sido objeto de señalamientos por hechos delictivos, hoy vuelve a ser noticia porque decidieron hacer algunos “cambios” que en teoría beneficiarán en diferentes aspectos a los ciudadanos.

Uno de ellos es mejorar la imagen y movilidad urbana, otro el orden en el comercio local y uno más también tiene que ver con la seguridad de quienes viven ahí o visitan sus calles.

La decisión que tomó el presidente municipal Julio César Hernández Mejía, de desalojar de las céntricas calles a vendedores ambulantes mejor conocidos como “carretilleros” no es fácil porque como es natural, es complicado acordar con quienes sienten afectados sus intereses

Eso más las quejas permanentes de los dueños de comercios formalmente establecidos que ven mermadas sus ganancias, más las constantes denuncias de la población ya sea porque el comercio informal por obvias razones no garantiza su productos o porque los ambulantes obstaculizan calles y banquetas.

La medida significó retirar, desalojar, correr, a los vendedores que apostados con sus carretillas, se negaron a seguir las reglas designadas por el Ayuntamiento, por ejemplo la credencialización y a decir del alcalde, ponderar los intereses del comercio local, pues afirma que su prioridad son los comerciantes apizaquenses.

Por otra parte, el quiosco que se encuentra en el centro de la ciudad, también será remodelado. Sin duda habrá molestias temporales para quienes transitan por ahí y ya hay quejas en redes sociales que afirman que habiendo otras obras necesarias en calles o colonias aledañas al centro se dio prioridad a ésta.

A pesar de ello, la decisión que se tomó, responde al llamado de los propios apizanquenses quienes afirman que ya era complicado caminar con seguridad por el parque, pues ese punto se convirtió en centro de reunión para gente alcoholizada o drogada, con sus respectivas consecuencias.

Para muestra al menos 60 botones, mismo número de personas que a la fecha han puesto a disposición en la Dirección de Seguridad Pública, por hechos inmorales.

Ya hubo sentencia “cero tolerancia para todo aquel que comercie utilizando carretillas” y el operativo será permanente, pero que los comerciantes establecidos no pongan sus barbas a remojar, pues la segunda parte del Plan de Movilidad Urbana, considera también la revisión de la invasión de la acera por parte de comercios fijos, los cuales también provocan problemas a los transeúntes.

Y eso, francamente está muy bien. Muchos dueños de negocios se sienten dueños también de las banquetas y las invaden igual que las calles, así que, ni modo, todos parejos; o se ordenan o los van ordenar.

Por cierto, tache a quienes se encargan de la atención de quejas o solicitudes ciudadanas para obtener diferentes servicios del Ayuntamiento, pues definitivamente hay quienes no hacen su trabajo. Y palomita a funcionarios quienes a pesar de tener muy malos conductos, si hacen lo que les corresponde, ejemplo de ello, el coordinador de Servicios Municipales, Francisco Medina, quien ha demostrado eficiencia para atender su trabajo de manera personal, -insisto- a pesar de su oficina de atención.

Gracias por leerme cada semana en este espacio

Hasta la próxima, si no pasa otra cosa.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*