Voto diferenciado

Alfonso Sánchez Anaya

Durante la elección del año 1998 se elegía Gobernador del Estado, por primera vez en Tlaxcala se dio la alternancia en el poder y el voto diferenciado, asimismo en todo el país en la elección de presidente en 1988.

La contienda político-electoral era entre partidos políticos y sus candidatos, PRI, PAN y una candidatura común formada por los partidos políticos PRD, PT, VERDE ECOLOGISTA y PCD en formación.

En elecciones anteriores los votos normalmente se emitían a un solo partido, a partir de ese año los votantes iniciaron la modalidad de voto diferenciado, es decir, para Gobernador votaban por un partido y su candidato, sin embargo, para elegir Diputados Federales, Diputados Locales o Presidentes Municipales, sufragaron por un partido distinto.

El llamado voto duro  que representaba el 20 o 30% de los sufragios era sólido hasta la década de los 90’s.

Con el tiempo y los diversos procesos electorales ese voto duro ha disminuido sustancialmente.

La lealtad partidista, si bien es cierto que existe, se ha reducido a través de los años un buen  número de los electores deciden su voto en función de la persona, es decir del candidato.

Hoy en día el voto es volátil, se le conoce como voto útil, o voto swing.

Al analizar los resultados electorales de los últimos 15 años nos encontramos con la alternancia en el poder, en todos los niveles, nacional, estatal y municipal.

Para la elección del 2018 con tres coaliciones entre nueve partidos y en algunos casos, como en nuestra entidad, con la suma de un partido local, el voto diferenciado o voto útil va a constituirse en un factor importante para ganar la elección.

Los candidatos sin lugar a dudas van a considerar este aspecto para el próximo proceso electoral, pues es necesaria la claridad de propuestas y compromisos.

En la gran mayoría de la gente hay desconfianza, escepticismo, frustración y coraje al decir de ellos están cansados de falsas promesas e incumplimiento de los compromisos, además de la corrupción, tema central hoy en día.

A esto, lamentablemente, hay que agregar las condiciones de pobreza, desigualdad, desinformación y criminal manipulación que atropella la dignidad de los seres humanos.

Esperamos que los candidatos estén a la altura de la realidad económica, política y social que vivimos en nuestro país.

Es indispensable tener a flor de piel la vocación de servir y no de servirse, escuchar con empatía a todos, suponemos que para eso son las campañas.

Queridos tlaxcaltecas, pueblo guerrero, inteligente y con experiencia, politizado.

Debemos aprovechar esta oportunidad y elegir a quienes estén dispuestos a ir más allá de sus ambiciones e intenciones personales.

¡Muchas gracias!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*