Las fracturas políticas deben sanar antes de 2018

Rubén  Ortínez  Zavala

Inédito. Ernesto Cordero fue elegido presidente de la Cámara de Senadores por senadores que no son de su partido. Logró la victoria con el voto de 93.9% de los senadores.

La unidad brillo por su ausencia y la fractura en el PAN abrió la oportunidad al PRI para dar pase automático del procurador Raúl Cervantes a la Fiscalía General de la República.

Es evidente que  el nombramiento del presidente del Senado no solo trae un presupuesto jugoso, también permite que quienes votaron a favor tengan la oportunidad de tejer fino para promover sus candidaturas en el 2018.

Las fracturas siguen y por lo que toca al PRD, después de 30 años de militancia  la coordinadora del PRD en el Senado Dolores Padierna decidió sumarse a las filas de MORENA. Pero no se va sola dicen los que saben que se lleva medio millón de perredistas a través de su movimiento Nueva Esperanza.

MORENA tampoco esta exenta de las fracturas y Ricardo Monreal, después de perder su participación para ser candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, ha declarado que “será candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México con o sin Morena.

En entrevista con MILENIO anticipó fracturas internas en el partido, “porque la opacidad siempre deja insatisfechos”.

Sin duda alguna la profesión de la política es indescifrable y nunca hay que subestimar al enemigo porque aunque este agonizando, siempre existe la posibilidad de revivir y regresar con más brío.

Así las cosas queda claro que siempre una fractura debilita y lo importante de la fractura es la rehabilitación por lo que esperemos que quienes han sufrido las fracturas tengan la madurez de someterse a una rehabilitación pronta porque de lo contrario las recaídas tardan en sanar y pueden llegar debilitados para la elección del 2018.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*