El INEE: su desaparición

Por: Abelardo Carro Nava

¿Qué pasaría si el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) desapareciera? Fue una interrogante que me formulé desde que, integrantes del grupo parlamentario de Morena (con mayoría tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores), anunciaron que presentarían una iniciativa con la finalidad de reformar varias fracciones del artículo 3º y 73º de la Constitución Política Mexicana y, de esta manera, desaparecer a dicho Instituto.

Interrogante cuya respuesta pareciera fácil de responder; sin embargo, considero que los argumentos que deben emanar al respecto, deben estar fincados en el conocimiento de causa, y no en la simpleza que conlleva un asunto meramente demagógico y electorero. Me explico.

Como seguramente ustedes conocen, la reforma educativa propuesta por Peña Nieto y compañía, trajo varias modificaciones a la Constitución Política Mexicana en los artículos 3º y 73º, incluyendo las que se desprendieron de la Ley General de Educación (LGE), de la Ley del Servicio Profesional Docente (LGSPD), y lo concerniente al INEE y su autonomía (para ejercer las funciones que le fueron conferidas conforme a la Ley del INEE). Con ello, se dijo, se impulsaría una calidad educativa que mejoraría en sí, prácticamente, a todo el Sistema Educativo Mexicano (SEM).

Recuerdo muy bien que por el 2012 y 2013, el debate se torno intenso entre investigadores, intelectuales, académicos, profesores y organizaciones civiles; todos sus argumentos, desde luego, emanados desde su conocimiento, ideología e interés político. A veces a favor, otras, en contra, pero lamentablemente no se prestó atención ni se escuchó a un actor que, por más que se diga lo contrario, resultó, resulta y resultará, fundamental en un proyecto de tal envergadura: el maestro.

La idea fue “mejorar la calidad de la educación” y punto. No hubo más, no hubo menos; y para lograr este propósito, se comenzó evaluando al maestro. No está por demás decirlo pero esta decisión, fue el mayor error que se cometió, puesto que como también sabemos (y quiero pensar que en ese entonces los integrantes del INEE también lo supieron), el conjunto de elementos que forman parte del SEM para el logro de dicha “calidad” educativa, son diversos. De ahí que “pensar” o tan sólo imaginar que se daría un paso monumental para alcanzar la meta prometida en cuanto a la calidad educativa se refiere, se convirtió en un sueño guajiro que, hasta el momento en que cierro estas líneas, sigue sin tener forma y sí escaso sentido.

Ahora bien, si de manera concreta usted me preguntara qué es lo que obtuvo con la evaluación docente del 2015 a la fecha, mi respuesta sería concreta: medianamente una “conquista” política por parte de la autoridad educativa. ¿Por qué afirmo esto? Porque a través de la evaluación se sometió al maestro. “Te evalúas o te vas”, prácticamente fue el eslogan que empleó Nuño para “controlar” al magisterio. En consecuencia, evaluación y política, fueron dos elementos clave mediante los cuales se agredió brutalmente al profesorado mexicano. ¿Por qué el discurso político no fue diferente? Sencillamente, había que darle un nombre al malo del cuento y, en este caso, tuvo que ser el maestro. Claro, el Sindicato ya estaba “vendido”.

¿Por qué no se reconoció y evidenció la serie de políticas erradas que los gobiernos panistas y priistas cometieron y, en lugar de ello, se arremetió contra el maestro?, ¿por qué no se reconoció y evidenció el lastre educativo que ha venido dejando el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)?, ¿por qué no se reconoció y evidenció el despilfarro de dinero que, desde el gobierno federal, se realizó en nombre de una “supuesta” calidad educativa?, ¿por qué se buscó un culpable, cuyo estado de indefensión, fue notorio al no contar con un Sindicato que defendiera sus derechos laborales?, ¿por qué se fabricó una película cuyo villano tuvo que ser quien se desempeñaba en las aulas, sin las condiciones mínimas necesarias, para el logro de su tarea educativa? La pregunta es por qué y la respuesta también lo es.

Así, ante tales cuestiones: ¿qué hizo el INEE? o, más bien, ¿qué hicieron los integrantes de ese Instituto cuya autonomía ha sido incierta desde su nacimiento? Cierto, a veces, generar propuestas para que la evaluación educativa se realizara conforme a criterios específicos (aunque no muy claros) para que la Secretaría de Educación Pública (SEP) los aplicara. Podríamos pensar entonces que su trabajo lo realizaron; sin embargo, no sé si usted recuerda, pero la aplicación de exámenes “militarizados” (lo defino así por la participación de las fuerzas de seguridad federales y locales en buena parte de las entidades), donde el estar sentados frente a un monitor para contestar una serie de preguntas que, muchas veces, diferían de lo que el maestro vivía en el aula, no puede ser catalogado, como un trabajo que permitiera valorar el quehacer docente y, por lo tanto, hablar de una mejora educativa y de la tan prometida calidad que, desde hace varios años, se viene anunciando, no es un logro que pudo haber tenido un gobierno o el propio Instituto.

¿Qué pasaría entonces si el INEE desapareciera? a) los integrantes de su Consejo dejarían ese trabajo y, con seguridad, se dedicarían a continuar con sus investigaciones que, dicho sea de paso, muchos hemos leído, analizado y debatido en nuestras clases; b) los maestros no vivirían presa de ese desasosiego que les significa salir sorteados para presentar su examen de desempeño, pero eso sí, realizando su trabajo; c) las autoridades educativas, tal vez, continuarían “simulando” trabajar en pro de esa calidad educativa; d) el SNTE retomaría las prácticas a las que por muchos años estuvo acostumbrado; e) organizaciones civiles, como Mexicanos Primero, continuarían impulsando su propia agenda de trabajo, etcétera, etcétera, etcétera… ¿Y los niños? Con seguridad padeciendo el lastre que las políticas educativas, esas malas políticas, vienen dejando desde hace muchos pero muchos años.

No, no se trata de desaparecer un Instituto por un asunto político-electorero, la educación va más allá de ello; se trata pues, de darle a cada cual lo que corresponde y hacer lo que a cada uno le corresponde; sin embargo, mientras el SEM en su conjunto no sea atendido como debiera atenderse, ni la evaluación, ni las políticas educativas, ni las autoridades educativas, ni las organizaciones civiles, podrán brindar o exigir una educación, ya no de calidad, sino pertinente a las demandas que el mundo nos plantea a cada instante.

Podemos tener el mejor esquema de evaluación, podemos tener el mejor examen para valorar el desempeño del docente, podemos tener al mejor Instituto de Evaluación, podemos tener al mejor Secretario de Educación, podemos tener al mejor Presidente de México, pero si no atendemos las grandes desigualdades sociales y eliminamos la corrupción que vive en México, todo será en vano, como hasta el momento así ha sido o… ¿acaso Nuño ha sido requerido por el Congreso o por alguna autoridad para que dé cuenta del dinero que utilizó de la SEP para posicionar su imagen?

Con negritas:

Desde que la evaluación se puso en marcha: ¿han ingresado los mejores maestros al SEM?, ¿se han atendido los “beneficios” que traerían consigo las promociones a cargos directivos?, ¿se ha evaluado el desempeño de los maestros?, ¿se está evaluando en México? Si las respuestas fueran afirmativas o negativas, qué y quiénes se han encargados de realizar esos estudios y cuál han sido sus resultados. Caray, curiosamente cuando termino estas líneas, sigo preguntándome: ¿por qué no se ha escuchado al maestro?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*