La caravana migratoria, pone a prueba al próximo gobierno de México

Por: Ruben Ortínez

Los miles de migrantes hondureños han puesto ha prueba la política migratoria de México al iniciar una caravana desde honduras con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Los hondureños han iniciado un éxodo desde su país pues tratan de  escapar de la violencia y pobreza de su país.

La barrera de policías y militares no fue suficiente para detenerlos y lograron derribar una valla metálica para seguir su paso hacia EE.UU.

La reacción de Donald Trump, no tardo mucho y ha girado instrucciones este lunes a su Ejército y a autoridades federales fronterizas declarando que la caravana de migrantes proveniente de Honduras es una emergencia nacional.

Declaro que “Tristemente, parece que la Policía y el Ejército de México son incapaces de detener la Caravana que se dirige a la Frontera Sur de Estados Unidos”.

“Estamos rápidamente llegando a un punto que parece ser un momento de crisis: cifras récord de migrantes”, dijo el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo al canciller mexicano Luis Videgaray.

Envalentonado, Luis Videgaray replico que “La política migratoria de México la define México, así como la política migratoria de Estados Unidos la define Estados Unidos. Somos países amigos, somos socios, vecinos, somos países soberanos”.

Tan solo entre el viernes y el domingo, 1.028 personas solicitaron asilo en México, dándoles “atención prioritaria” a ancianos, niños y mujeres, algunas de ellas embarazadas.

Así las cosas, las autoridades migratorias de México han dejado claro que cualquiera que ingrese al país “de forma irregular” será “rescatado y sujeto a procedimiento administrativo y, en caso necesario, sería devuelto a su país de origen en una forma segura y ordenada”.

En conclusión amigas y amigos lectores, todo apunta a que el primer  choque de trenes entre Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador será por el tema de migración, considerando que las elecciones intermedias del congreso de EE. UU., será a principios de noviembre por lo cual se avizoran dos caminos.

El primero es detener a como dé lugar la caravana de migrantes hondureños para que no lleguen a la frontera norte, y la segunda es dejarlos llegar, donde seguramente Donald Trump hará uso de la fuerza para deportarlos a su país de origen.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*