El Plan Nacional de Paz y Seguridad

Por: Ruben Ortínez

En junio de 2018 el INEGI realizo el vigésimo levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), el cual arrojo que el 75.9% de la población de 18 años y más vive inseguro en su ciudad.

La ENSU, concluyo que la población de 18 años y más, percibió que el desempeño de las corporaciones policiales es “muy o algo efectivo” para prevenir y combatir la delincuencia por lo que la encuesta arrojo los siguientes  resultados: Marina (84.2%), Ejército (80.7%), Gendarmería Nacional (68%), Policía Federal (63.1%), Policía Estatal (46.6%) y Policía Preventiva Municipal (39.6%).

Bajo este contexto, el 14 de noviembre de este año, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador presento su  Plan Nacional de Paz y Seguridad.

Los 8 ocho ejes del Plan Nacional de Paz y Seguridad son:

  1. Erradicar la corrupción y reactivar la procuración de justicia.
  2. Garantizar empleo, educación y salud a través de programas de desarrollo y bienestar para reducir la pobreza y la marginación.
  3. Garantizar el respeto y promoción de derechos humanos.
  4. Regenerar la ética de la sociedad a través de una constitución moral para mejorar la relación en lo individual y colectivo.
  5. Reformular el combate a las drogas, y reorientar los recursos para aplicarlos en reinserción y desintoxicación.
  6. Recuperación del control de las cárceles y su dignificación, así como planes para la reinserción social.
  7. Nuevo plan de seguridad pública para lograr la construcción de una cultura de paz de la mano de instituciones y población.

Para cumplir con algunos de estos preceptos, el próximo Secretario de Seguridad anuncio la conformación de la Guardia Nacional.

Por su lado, el próximo Secretario de la Defensa Nacional  declaro que la conformación de la Guardia Nacional se hará en tres etapas.

En una primera etapa se sumarán elementos de las Policías Militar, Naval y Federal; en la segunda se incorporarán los miembros de las Fuerzas Armadas que así lo deseen, mientras que en la tercera se abrirá una convocatoria a la juventud en general.

La Guardia Nacional estará adscrita a la Sedena, y su “esquema” entrará en operación a partir del 1 de diciembre.

Los elementos de La Guardia Nacional  tendrán una formación académica y práctica en procedimientos policiales, derecho penal, derechos humanos, perspectiva de género, primeros auxilios y protección civil.

Así las cosas, en la presentación del Plan Nacional de Paz y seguridad no se explicó si existe un  diagnóstico real de la problemática de seguridad.

A falta de ese diagnóstico, es evidente que existe una idea de fuerte centralización de la política de seguridad, no únicamente en su concepción, sino en la práctica.

En conclusión, es evidente que existe la idea de que, con la centralización y la buena voluntad de los mandos, se resuelven problemas como la corrupción al interior de los órganos de seguridad. Sin embargo es pertinente otorgarle al nuevo presidente el beneficio de la duda.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*