Los salarios se enfrentan ante los tres poderes

Por: Ruben Ortínez

A solo 10 días de haber asumido las riendas del país el presidente Andrés Manuel López obrador abrió varios frentes que mantienen polarizada a la sociedad.

 Por un lado la cancelación del nuevo aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, cimbro los mercados financieros que reaccionaron de inmediato y mostraron su desconfianza poniendo en riesgo la calificación soberana de las finanzas públicas.

El movimiento migratorio es otro frente que sin duda dará muchos dolores de cabeza y pone en riesgo el que los congresos de Canadá y EE.UU., le hagan cambios al nuevo tratado comercial por varios conceptos dentro de los que destacan los salarios tan bajos que México mantiene y que hacen que las grandes empresas internacionales se instalen en nuestro país.

Por lo que se refiere a salarios, el presidente Andrés Manuel López obrador ha dicho que la administración pública no es lugar para altos salarios y en su segundo día de gobierno, el mandatario afirmó que es un acto de deshonestidad que exista empleados de gobierno que  ganen hasta 600,000 pesos al mes. Reiteró que bajar los sueldos a los altos funcionarios fue uno de sus compromisos de campaña.

Ante cuestionamientos de los reporteros, el titular del Ejecutivo pidió ver cuánto ganan los servidores públicos en otros países.

La Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos,  estipula que ningún funcionario puede ganar más que el presidente de la República. Sin embargo, este viernes, el ministro Alberto Pérez Dayán concedió una suspensión temporal de la referida Ley a petición de senadores de oposición.

La suspensión de Pérez Dayán ordena que los salarios de burócratas para el próximo año deben ser establecidos en el Presupuesto 2019 sin tomar en cuenta la ley de remuneraciones, sino solamente criterios indicados en la Constitución.

El ministro instruyo lo siguiente: “Con el fin de preservar la materia del juicio y evitar que se cause un daño irreparable, procede conceder la suspensión solicitada para el efecto de que las remuneraciones que perciban los servidores públicos de los poderes de la Unión y de todos los demás entes públicos para el ejercicio de 2019, no sean fijados en términos de la ley reclamada, hasta en tanto se resuelva el fondo de la controversia”.

Por si fuera poco, la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación, rechazó el recorte salarial que conlleva la nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

La asociación declaro que  “La irreductibilidad salarial no es un privilegio, sino sólo una de las diversas garantías de independencia de la judicatura, reconocida no sólo en la propia Constitución, sino también por las Convenciones y Tratados Internacionales que el Estado Mexicano no solo ha firmado sino ratificado y se ha comprometido a cumplirlos a cabalidad”.

De inmediato, la Suprema Corte de Justicia publicó en Twitter rechazando que en  el Poder Judicial haya personas que ganen 600,000 pesos al mes.

Al respecto el debate está subiendo de tono y diferentes gremios ya se están sumando para respaldar el pronunciamiento del poder judicial a lo que el presidente declaro que “Están en su derecho. Y nosotros vamos a respetar las decisiones que tomen jueces, magistrados, ministros, porque queremos que haya un estado de derecho”.

En conclusión amigas y amigos lectores el choque de trenes entre poderes es inminente y está a prueba si el poder legislativo y el ejecutivo doblaran al poder judicial por lo que se estima que pronto el gremio burocrático del gobierno federal se manifieste y muestre el musculo en una marcha contra esta iniciativa.

Por lo pronto miles de burócratas ya se están amparando.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*