Pacto por la reconstrucción de los daños ocasionados por el terremoto del 19s.

Rubén Ortínez Zavala

Un gimnasio público como muchos otros, ahora son la casa de muchos damnificados y la incertidumbre los agobia pues no saben cuánto tiempo pasará para que la ayuda llegue para la reconstrucción y les brinde una oportunidad para volver a tener un patrimonio.

En el refugio temporal reciben alimentos, regaderas y servicio médico aunque tienen claro que ese no es su hogar.

Se dice que el “Plan MX”, tiene como objetivo, “proteger la vida y el patrimonio de los mexicanos de todas las regiones de nuestro territorio, antes, durante y después de una contingencia.”

Protección Civil dice “saber” qué hacer ante el terremoto. Sin embargo, los damnificados dicen que fue todo lo contrario, pues  obstaculizó las labores de rescate emprendidas por la población civil, dejándole la tarea a la SEMAR, SEDENA.

Es evidente que ante un terremoto la prioridad es salvar vidas: Sin embargo, no se ha visto a nadie que convoque a un pacto entre la sociedad y los gobiernos incluyendo a la clase política para articular de manera estratégica y efectiva la reparación no solo de los daños en la infraestructura sino también la rehabilitación y apoyo de los damnificados. El gobierno trabaja por su lado, la iniciativa privada por otro lado, la ciudadanía por su cuenta y el tiempo pasa con una reconstrucción burocrática y tortuosa.

El gobierno de la Ciudad de México atiende a los damnificados en 48 puntos y atiende  entre 2,500 y 2,600 personas ofreciendo medicamentos, vestido, alimentos, cobijas, instalaciones sanitarias. Pero esa atención no muestra la participación de las instituciones federales como el IMSS el ISSSTE.

Cuánto dinero se ha recibido de donaciones nadie lo sabe. Quien administra el recurso tampoco nadie lo sabe. Sin embargo las donaciones se siguen dando por parte de la ciudadanía y la iniciativa privada.

Pablo Valenzuela,  expresó: “sólo podemos entrar una o dos veces nada más para sacar nuestras pertenencias. Si no se puede sacar nada, ni modo, con la pena se van a quedar los recuerdos de la familia y de nuestros hijos”.

La tragedia del 19S, ha dejado al descubierto errores estructurales, ocasionados por la corrupción en el manejo de permisos de construcción.

El escenario de caos ante la tragedia, es una gran oportunidad para cambiar el rumbo del país.

Por ello valdría la pena pensar si la clase política puede dejar  por un momento las ambiciones personales y se sientan conjuntamente con la iniciativa privada con las Organizaciones no gubernamentales, con las Universidades y la sociedad en general y firman EL PACTO POR LA RECONSTRUCCION DE LOS DAÑOS OCASIONADOS POR EL TERREMOTO DEL 19S.

Si lo firman tal vez la clase política podrá recuperar un poco la confianza perdida ¿no lo creen?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*