El valor de la oportunidad

Alfonso Sánchez Anaya

Los mejores sentimientos humanos estuvieron presentes durante la catástrofe ocasionada por los sismos, la generosidad se manifestó de tal manera que se constituyó en un motivo de orgullo de todos los mexicanos.

Pérdidas de vidas que son irreparables, el dolor y sufrimiento de las familias requieren de nuestro amor y compasión para todos aquellos que resultaron afectados.

Cabe señalar, que de acuerdo a nuestras posibilidades el acompañarlos, escucharlos y apoyarlos moralmente o económicamente es de vital importancia para reconfortarlos.

Se inicia el momento de la reconstrucción de los bienes materiales para los que perdieron su casa o resultó dañada, para lo cual es indispensable que los gobiernos actúen oportunamente y eficientemente aportando los recursos financieros y humanos necesarios.

El secretario de hacienda José Antonio Meade, informó en días pasados con todo detalle cómo se llevará a cabo la aportación de los recursos financieros, su origen y destino con el compromiso de administrarlos honestamente y darles puntual observancia de manera permanente a la aplicación de estos recursos; así mismo expresó que la información será pública y estará disponible para que pueda ser consultada en el portal de la secretaría de Hacienda y en el Fondo Nacional de Apoyo a Desastres (FONDEN) en cumplimiento con la ley de transparencia y rendición de cuentas.

La crítica y descalificación de los ciudadanos a los partidos políticos y la llamada clase política, es muy severa con argumentos, razones y hechos tanto del pasado como del presente, esto es un claro mensaje a quienes nos representan por la desconfianza y el hartazgo a la corrupción e impunidad.

Por todo lo anterior, los partidos  políticos han dado a conocer diversas propuestas, montos económicos con respecto a renunciar a las prerrogativas que les son entregadas a cada uno de estos anualmente, a mi parecer estas ofertas se constituyen  en una subaste política, de quién da más para capitalizarlo rumbo a las elecciones del año 2018.

Es evidente que los momentos que viven los ciudadanos afectados por el sismo se requiere de la participación de todos; sociedad y gobierno ha quedado manifiesto a lo largo de estas semanas que la solidaridad y apoyo de los mexicanos puede considerarse como un parte aguas en la vida de nuestro país.

Es tiempo de demostrar nuestra capacidad, fortaleza e inteligencia para continuar la vida con valor y dignidad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*