Mirreyes tlaxcaltecas

Homero Meneses H.

Ricardo Raphael es un analista político y periodista dedicado a la reflexión social desde hace varios años. En el 2015, publicó un libro que tituló “Mirreynato: La otra desigualdad” y definió al Mirrey como el “una forma de ser que se nos ha instalado en este país, de un régimen amoral”, en el texto se describe la conducta de los jóvenes y otros no tan jóvenes a quienes les gusta hacer uso ostentoso de poder político y económico, son pequeños burgueses que gozan demostrando la amplia brecha que hay entre quienes menos tienen y ellos que gozan de relaciones políticas que les garantizan poder, impunidad y acceso a privilegios.

Lo burdo de la conducta sólo se puede entender en un país tan desigual como lo es México. El uso de vehículos, ropa de marca y artículos de lujo, son un signo de éxito bajo el cobijo del “haiga sido como haiga sido”, la impunidad como sello de poder de los hijos y familiares de políticos corruptos; pero no toda la riqueza es mal habida, hay personas que han logrado fortuna tras años de trabajo y disciplina, hombres y mujeres que consiguieron el aumento de su patrimonio de manera licita y sin la complicidad del poder político. Sin embargo, los hijos de éstos últimos son embelecados por los vástagos de los primeros, al final el Mirreynato se ha propagado como signo de superioridad y como una enfermedad que se contagia fácilmente, tanto que amigos y familiares de unos y otros, se apilan como sanguijuelas habidas de obtener una embarrada de privilegios.

En Tlaxcala está naciendo un Mirreynato y viene acompañado de la juniorcracia. Vivimos una época de transición en nuestro estado y estamos en buen momento para detener la proliferación de esta casta de empoderados que pueden ser los corruptos de mañana, si dejamos que sean los privilegiados de hoy.

Todos los días hay ejemplos de influyentismo y ostentación de poder, pero hay dos eventos que han sido signos burdos de esa nueva “clase” de personas. El primero sucedió hace un año en la ciudad capital de Tlaxcala, se presentó Natalia Lafourcade en evento gratuito en la Plaza de la Constitución, cientos de jóvenes se dieron cita en ese espacio para disfrutar de la música de la artista, llegaron con muchas horas de anticipación para tener un buen lugar; pero pocos minutos antes de las 20:00 horas, entre las dos vallas que había frente al escenario, se empezaron a colocar sillas y llegaron los “invitados especiales” del entonces presidente panista Adolfo Escoba, hicieron acto de presencia los mirreyes tlaxcaltecas que con ostentación y gesto de burla se acomodaron en el lugar privilegiado que su condición social, política y económica les permitió, los plebes atrás miraron atónitos pero resignados la escena. El segundo se registró este 2017 y en el contexto de la Feria de Tlaxcala, como mis dos amables y únicos lectores saben, se están presentando en el “Teatro del Pueblo” artistas de renombre nacional, el 31 de octubre pasado estuvo Río Roma y como invitado especial Carlos Rivera, todo un éxito resultó la presentación de los cantantes; pero otra vez, los mirreyes hicieron acto de presencia, en el evento gratuito el presidente del patronato de feria el joven empresario Carvajal Sampedro, mando a colocar sillas frente al escenario y pocos minutos antes del evento llegaron los mirreyes y sus amigos haciendo gala de su poder y privilegios.

Ambos eventos fueron gratuitos, ambos pagados con dinero público y en ambos el mirreynato que describe Ricardo Raphael se hizo presente. Mucha gente se molestó, pero pocos se atreven a señalar esa conducta que se está normalizando, creo que mis dos amables y únicos lectores deberían reflexionar en torno de las implicaciones sociales de esa forma de vida y rechazar su práctica, aún podemos salvar a nuestra sociedad.

De por ahí…

Aplaudo la iniciativa de la diputada Guadalupe Sánchez Santiago, por la que se penalizan los actos de corrupción por el moche, diezmo y comisiones que tanto funcionarios como proveedores negocian en detrimento de la calidad de servicios y obras de Tlaxcala. Lamentablemente será difícil que la iniciativa prospere, pues hay que recordar que el Congreso está manejado por el junior y él tiene sus intereses que nada tienen que ver con combatir la corrupción.

Otra incongruencia del priista Marco Mena. Aplaudió de puntitas el logro de su jefe político cuando entregó con cero deuda el estado, gracias a un candado que impulso el gobernador Álvarez Lima y ahora en el cargo de gobernador quita el candado y permite la deuda de los municipios, la catástrofe se avizora desde ahora.

Nos seguimos en Twitter y Facebook: HomeroMeneses

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*