El destapado del PRI para 2018

 Rubén Ortínez Zavala

  La fecha cabalística del presidente se volvió a dar y hoy día 27 de noviembre de 2017., el presidente de la Republica anuncio la salida José Antonio Meade Kuribreña de la SHCP.

Con su salida de Hacienda, José Antonio Meade inicia su camino para  competir por la presidencia de la Republica representando al PRI para 2018.

En su mensaje el presidente Enrique Peña Nieto destacó que el trabajo de José Antonio Meade Kuribreña como canciller, posiciono a nuestro país en el mundo y fortaleció las finanzas públicas en su paso por  la SHCP en un entorno complejo.

Dijo que José Antonio Meade en sus diferentes encargos ha mostrado ser un hombre de bien, con vocación de servicio y un profundo amor por México.

Diversos analistas políticos nacionales, confían en que Meade logre sumar al voto duro priista, numerosos votantes panistas que ahora están decepcionados por la forma en que el dirigente panista Ricardo Anaya Cortés ha tratado a quienes tienen interés en competir para lograr la candidatura a la presidencia de la republica del Frente Ciudadano por México.

A Meade lo han  preparado para ser presidente.

Dionisio Alfredo Meade y García de León, su padre, llevaba a Meade y sus hermanos a la Cámara de Diputados para que contemplara la escena, era parte de su formación.

Se formó en dos polos ideológicos, el ITAM y la UNAM. Su paso por cuatro secretarías de Estado le aseguró una experiencia polifacética: sobre la industria energética, la administración de Pemex, la política fiscal, la diplomacia y la política de desarrollo social. Pocos funcionarios pueden ufanarse de tal fogueo.

Su carisma adereza su trayectoria, a Meade se le reconoce por sonreír, ser amable y tener un carácter sereno.

El primer impulso de su carrera provino de su padre, luego de sus amigos Luis Videgaray y Ernesto Cordero, ambos le posicionaron en el lugar correcto para encaminarse a la presidencia.

El resto corrió por su cuenta, pues José Antonio Meade sabe enfrentar las dificultades y salir bien parado. Durante la crisis de 2009, por ejemplo, le tocó sacar adelante el presupuesto de ingresos frente a una Cámara de Diputados que no tenía una clara mayoría de algún partido como en sexenios anteriores.

En 2017 libró la amenaza de las calificadoras de riesgo de bajar a México la calificación de su capacidad de pago de deuda por la la inestable situación de las finanzas públicas.

Meade no ha sido blanco de escándalos de corrupción, por lo menos hasta ahora, un punto a su favor en la carrera por la presidencia de la República.

José Antonio Meade nació el 27 febrero 1969, el mismo año que se inauguró la fábrica de billetes del Banco de México y el Sistema Colectivo Metro en la capital del país.

En sus 48 años de vida los ha desarrollado en la Ciudad de México, excepto por el par de años que viajó a Connecticut, Estados Unidos, para estudiar su especialidad en Finanzas Públicas y Economía Internacional y luego su doctorado en economía en la universidad de Yale hasta 1997.

Se formó en dos instituciones estratégicas. Es economista por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) de corte neoliberal, un caldo de cultivo para las relaciones públicas con empresarios y funcionarios de alto nivel, quienes hacen de maestros y cazatalentos. De ahí se graduó en 1993.

El joven Meade estudiaba derecho en la institución que dio vida al emblemático movimiento estudiantil de 1968, convivió hasta su graduación en 1995 con la intensa vida política e ideologías socialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México, la misa donde los estudiantes corrieron al presidente Luis Echeverría en 1975.

En conclusión amigas y amigos lectores, todo parece que José Antonio Meade Kuribreña será el enemigo a vencer por Andrés Manuel López Obrador considerando que las fracturas entre los líderes del PAN y del PRD debilitaran al Frente Ciudadano por México.

Sin duda alguna los retos para el próximo presidente de México son enormes:

1.- El crecimiento de la economía interna para abatir la pobreza.

2.- El fortalecimiento de las instituciones.

3.- La lucha contra la corrupción.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*