Las campañas negativas polarizarán al país en 2018

Rubén Ortínez Zavala

Oficialmente las campañas políticas para elegir al próximo presidente de México todavía no pueden comenzar pero los precandidatos incluyendo los independientes ya se brincaron las trancas.

Todos hablan de sus propuestas y el INE brilla por su ausencia.

Los medios de comunicación escrita y digital se han convertido en el mejor instrumento que utilizan los precandidatos para para convencer al electorado de que su propuesta es la mejor y que su oponente es corrupto o no tiene los tamaños para gobernar.

Las diferentes cadenas de televisión se pelean por tener la primicia de entrevistar a los contendientes y amarran navajas para calentar la plaza con el pretexto de que expongan sus propuestas aun cuando oficialmente no empiezan las campañas.

Dada su naturaleza emocional, las descalificaciones están al día y las campañas negativas están mostrando porque la ciudadanía ha perdido la confianza en la clase política.

En la elección presidencial del 2018 al igual que la intermedia de 1997 la oposición centrara sus ataques en los casos de corrupción, desvío de recursos, represión e incompetencia.

Y a las pruebas me remito.

Recientemente el precandidato del PRI José Antonio Meade Kuribreña ha calificado las aspiraciones de López Obrador como “hambre de poder”.

Agregó que lo que se ha escuchado del líder de Morena “tiende a oírse viejo, no reconoce lo difícil que es y, más bien, parecen ocurrencias”.

Afirmó que Andrés Manuel López Obrador “lleva años manifestado hambre de poder. Lleva muchos años con ese objetivo, pero, igual que él, yo llevo muchos años trabajando, trabajando para ir caminando, trabajando por este país, para encontrar soluciones a problemas muy difíciles, y me parece que seremos capaces de lograr construir una candidatura de propuestas y un gobierno de resultados”.

Por su lado, Andrés Manuel López Obrador declaro que José Antonio Meade es un “señoritingo” y “pelele” “es un títere de la mafia del poder”.

Sostuvo que la elección del 2018 será entre el dinero y la dignidad del pueblo, “y va a ganar la dignidad del pueblo al cochino dinero y vamos a transformar a México”.

En entrevista en Tancítaro, Michoacán, Andrés Manuel López Obrador expresó que “nosotros vamos a triunfar, porque la gente está harta del PRI y del PAN, sobre todo, porque la gente está harta de la corrupción, y quieren que haya un cambio verdadero”.

Mientras esto sucede, el Frente Ciudadano por México se debate en una lucha encarnizada por las candidaturas y se percibe una fractura entre el PAN-MC y el PRD considerando el “agandalle” del PAN en el reparto de candidaturas, a decir del coordinador del PRD en el Senado, Luis Sánchez, dirigente de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN).

En conclusión amigas y amigos lectores esto apenas empieza. Muchos le apuestan a las campañas negativas porque tienen mayor impacto entre los electores independientes y conducen a esos electores a decidirse por quien votar, yo en lo personal le apuesto más a las campañas positivas porque exigen mayor atención del electorado y generan un voto razonado que obliga a mejorar el conocimiento de las propuestas del candidato y dan certidumbre al rumbo que tomara el país en un mundo globalizado.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*