Inicia la Semana Santa con el tradicional Domingo de Ramos

Tlaxcala, Tlax. 14 de abril de 2019 (Rommel Pichardo) Este día en diferentes puntos de la ciudad se celebró el ya famoso, Domingo de Ramos, dándose cita miles de familias a seguir la tradición en esta Semana Santa.

Entre apuros y con mucha fe, varias familias tlaxcaltecas se dieron oportunidad de asistir a los diferentes templos religiosos para comenzar con el acto que da inicio a la Semana Santa; algunos con ramos hechos en casa y otros con ganas de apoyar a la economía local, acudieron con fe a celebrar este domingo.

Y es que con el Domingo de Ramos, según la tradición cristiana, se marca el fin de la cuaresma (40 días antes de la Pascua) y se da inicio a la Semana Santa. Además, se conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén arriba de un burro y aclamado por la multitud; días antes de su pasión, muerte y resurrección.

Los ramos de olivo y de palma que se utilizan en la celebración del Domingo de Ramos son un símbolo de la bendición de Dios, de su protección y ayuda. La tradición indica que deben colocarse sobre un crucifijo o cuadro religioso para recordar que se trata de algo sagrado.

Además, el color litúrgico de la celebración es el rojo, que representa la Pasión del Señor.

Esta celebración es vista por los cristianos como el momento para aclamar a Jesús como el pilar fundamental de sus vidas, por esta razón, la eucaristía del Domingo de Ramos tiene dos momentos importantes.

El primero es la procesión de las palmas y la bendición de las mismas por parte del sacerdote, mientras que el segundo es la lectura de la palabra que evoca esa Pasión.

El siguiente día importante en la Semana Santa es el Jueves Santo, fecha en que se recuerda la bendición del pan y del vino de Jesús en la Última Cena y el lavatorio de pies a los apóstoles.

El Viernes Santo, único día que no hay misa, se medita la Pasión del Señor, con el rito de la adoración de la Cruz y hay celebración de la Palabra y Comunión.

El Sábado Santo por la noche se celebra la solemne Vigilia Pascual y a partir de ese momento, los cristianos vivirán la alegría de la Resurrección de Cristo, que se prolongará a lo largo de cincuenta días.