PEMEX  pegó al crecimiento económico

  • Una  economía no crece con buenos deseos solamente.

Por: Rubén Ortínez

Necesita de una estrategia con objetivos y metas claras realistas y visionarias teniendo muy claro el punto de partida.

Este punto de partida nos guste o no nos guste es el reconocimiento de que en los últimos años, México  creció  por arriba del promedio de los países de la OCDE, que es de 1.8%.

México  había logrado tener 36 trimestres consecutivos de crecimiento económico, hasta este primer trimestre de 2019 en el que la economía decreció -0.2%.

¿Qué pasó?

Lo que pasó es que la Bolsa Mexicana de Valores acumuló 11 jornadas bajando, cosa que no se veía desde 1981, y uno de los motivos fue el conflicto comercial entre China y Estados Unidos.

Lo que pasó es que entre enero y marzo, Pemex perdió 35,700 millones de pesos  y este año, el gobierno ha destinado a Pemex solo 11,000 millones de dólares para Exploración y Producción de hidrocarburos.

De acuerdo a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), lo que pasó es que Petróleos Mexicanos (Pemex) requiere 40,000 millones de dólares (mdd) anuales para alcanzar la meta petrolera del gobierno mexicano.

Algunas voces más exigentes respecto a las necesidades de inversión de Pemex, dicen que para mantener la producción nacional de un millón de barriles de crudo al día, se necesitan 12,000 millones de dólares al año.

Para variar en estos últimos días se anunció un nuevo ciclo de ajustes con objeto de generar ahorros y adonde creen que van a ir esos ahorros.

A Pemex.

La medida todo mundo la aplaude pero no se dan cuenta que pegarle más a la alta burocracia permite vislumbrar el riesgo de que estos ajustes deterioren la calidad del servicio público y ponen freno al crecimiento económico.

Otro motivo de la baja de crecimiento económico en este primer trimestre de 2019, es que la inversión pública fue menor en un 7.8 por ciento en términos reales respecto a la inversión del primer trimestre del sexenio anterior.

La inversión asignada a la Secretaría de Salud descendió en -12.2 por ciento y en la SEP disminuyó un 30 por ciento y no se trata solo de caídas respecto a lo ejercido el año pasado; se trata también de reducciones en gastos que ya estaban autorizados.

En Salud no se ejercieron 2 mil 245 millones de pesos; en Educación no se ejercieron 14 mil 706 millones de pesos.

Los focos amarillos se empiezan a prender en otros rubros del sector público como el de la Secretaría de Economía, el de turismo y el de Comunicaciones y Transportes que cayeron un -79.3 % un -73.5% y un  -65.9 % respectivamente.

Es entendible que el programa de austeridad que está realizando el gobierno sirva para reducir el gasto corriente, pero lo que no es entendible es que se recorte la inversión para dárselo a Pemex.

En conclusión, para que la economía del país logre un crecimiento del 6% como se plantea en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, es obligado incrementar la inversión como proporción del PIB y para que esto se logre los expertos recomiendan que la inversión se eleve más de 30% como proporción del PIB.