Candil de la calle

Candil de la calle

De alguna manera, todos lo hemos sido en algún momento, cuando recordamos, reconocemos, aplaudimos y hasta presumimos los lugares y servicios que conocemos de cualquier parte del mundo.

Eso no tendría nada de malo, pero aún menos si la porra fuera dirigida a lo propio, a lo nuestro y vaya que podríamos tenerlo. Los servicios de calidad no deben estar peleados con mentes de corto alcance, sólo tiene que ver con sentido común.

En esta ocasión quiero referirme a uno de los lugares que tenemos en Tlaxcala y que hace muchos años tuvo su época de oro, porque era un lugar bien explotado para tlaxcaltecas y visitantes.

Me refero al Centro Vacacional La Trinidad, en Santa Cruz Tlaxcala; que cuenta con amplios espacios que bien pudieran ser áreas verdes pero de verde no tienen nada. Balneario con los clásicos servicios «jodidos» de baños y regaderas en el peor estado de higiene, salubridad e imagen.

El lago, donde se podría remar, de plano desapareció, la verdad no tengo idea desde cuándo pero en su lugar decidieron instalar un lugar de renta de carritos tubulares. Hágame el favor, suplir un bello escenario natural y saludable por llantas y tierra.

El lugar no es nada despreciable, se trata de un buen lugar de esparcimiento que se abre prácticamente todo el año, pero el estado en el que se encuentra deja mucho que desear. Hay que tomar en cuenta que a diferencia del Zoológico del Altiplano, la entrada no es tan barata, por eso mismo me sorprende ver el pobre mantenimiento que le dan.

Tomando en cuenta que en Tlaxcala, la verdad hay muy pocas opciones para niños y jóvenes, La Trinidad podría ser una excelente oferta para los fines de semana, sólo que se necesita mayor interés de quien corresponda para ampliar las alternativas de las familias que viven aquí y las que vienen a visitarnos.

Serviría también para fomentar mayores actividades saludables; ya que hay albercas, por qué no rentar bicicletas, provocar caminatas en sus amplios jardines, siempre y cuando parezcan jardines y aprovechar para llevar turismo a otros municipios. Ojalá la apatía de quien tiene bajo su responsabilidad su administración y cuidado no llegue al grado de permitir su total deterioro.

Gracias por leerme es este espacio, hasta la próxima si no pasa otra cosa.

América Montoya