El IMSS sufre cirugía financiera

El IMSS sufre cirugía financiera

Por: Rubén Ortínez  

El IMSS es un  organismo autónomo, tripartita gubernamentalmente hablando pero no está exento del Plan de austeridad del actual gobierno.

Las medidas de austeridad financiera han sido duras para el IMSS, destacando el congelamiento de 794.3 millones de pesos por parte de la SHCP, afectando el presupuesto ya asignado a 26 institutos, hospitales y centros de alta especialidad.

Otra media de austeridad que se implementó en el IMSS es la reducción del 30% de sus  gastos operativos ya aprobados y 50% a  los relativos a servicios personales.

La cirugía en términos financieros es mayor, por lo que  Frida Esparza, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de diputados asegura que “ya afecta la operatividad de 13 institutos nacionales, 9 hospitales de alta especialidad, de los centros de Transfusión Sanguínea y de Transplantes, del Centro Regional de Alta Especialidad en Chiapas y de los Servicios de Atención Psiquiátrica.

Frida Esparza también aseguro que la partida otorgada a estas instituciones es de 25,78 millones de pesos, de los cuales 17.9 millones están etiquetados para el pago de servicios personales; 6,383 millones a gastos de operatividad y 1,451 millones se dividen en programas de prevención de embarazo, cáncer y control de obesidad, entre otros.

Con la implementación de las medidas de austeridad para combatir la corrupción, Hacienda  congeló 339.5 millones y  454.8 millones en este mes de mayo de 2019, lo que hace un total de  794.3 millones de pesos.

El apretón de cinturón del IMSS lo mando al quirófano, por lo que  Marco García Ayala, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, señalo que “el sistema de salud está en colapso con el despido, hasta ahora, del 50 por ciento de los 47 mil 724 trabajadores de confianza”.

García Ayala comento que la centralización de recursos ha generado un desabasto superior al 40 por ciento de medicamentos del cuadro básico, desde paracetamol, antirretrovirales y oncológicos en Tamaulipas, Nuevo León, CDMX, Coahuila, Jalisco, Hidalgo, Puebla, Estado de México y Guanajuato”.

La situación se agravo en estos días al grado de que Germán Martínez Cázares presentó su renuncia a la Dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Las razones son varias, aunque en su carta de renuncia destaca que “algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”.

German Martínez Cázares explicó que “algunos funcionarios de Hacienda intentan una remodelación cosmética del IMSS”, por ejemplo, “se pretende reformar el Reglamento para colocar funcionarios administrativos en los Estados desde la Secretaría de Hacienda, y así anular a los Delegados que el Consejo Técnico aprobó. Buscan nombrar, en todo el país, una suerte de “delegados administrativos estatales”, fuera de este Consejo, para que ellos, en los hechos, administren desde lo local al IMSS”.

También en su carta de renuncia expuso que es necesario que el IMSS se transforme, como lo ordena el presidente. “En el IMSS no se desobedece al Presidente. Sólo creo que el eje de su reforma deben ser las personas que se atienden en el IMSS, y no los funcionarios que trabajan en el IMSS. Se requiere una gran reforma legal, y no una pequeña reforma reglamentaria. La cuarta transformación no son cambios burocráticos, sino revolución cultural”.

Así las cosas amigas y amigos lectores, ante estos apretones de cinturón, muchos hacemos votos porque el IMSS salga bien de su cirugía y en breve entre a terapia intensiva para bien de todos sus derechohabientes.