Las calificadoras FITCH y MOODY”S bajan calificacion soberana

Las calificadoras FITCH y MOODY”S bajan calificacion soberana

Por: Rubén Ortínez

Tlaxcala, Tlax; 6 de junio de 2019 (Pulso) En definitiva, los astros indican que es momento de dejar a un lado la polarización para hacer frente a las turbulencias financieras que no solo se avecinan, sino que ya muestran focos rojos.

En cuestión de aranceles es evidente que los posicionamientos de México y EE.UU., están entrampados con los temas de migración y seguridad, aunque la convocatoria del presidente Andrés Manuel López Obrador para dar su posicionamiento el próximo sábado 15 de junio, en Tijuana, apunta a que los aranceles van.

Para colmo de malas el día de ayer las calificadoras Fitch y Moody”s al ver que no hay avances, bajaron su calificación a la deuda mexicana.

Fitch la bajo de BBB+ a  BBB, dejándola a solo dos posiciones de perder el grado de inversión mientras que Moody’s bajo la perspectiva de estable a negativa.

De inmediato el precio del dólar  sufrió n aumento de 1.3% por lo que llego ayer los 19.52 pesos.

Así las cosas las negociaciones para evitar los aranceles siguen este jueves, aunque Trump a través de un tuit, dejo claro que las negociaciones están lejos de ser suficientes para detener la imposición de aranceles.

Es decir el gobierno norteamericano pide acciones de corto plazo, lo que implica el uso de la fuerza pública en cuestión migratoria.

México está contra la pared  y si realmente se quiere evitar la aplicación de los aranceles no queda otra que aplicar la Ley en cuestión migratoria.

Por lo que se refiere a la baja de la calificación soberana ya se veía venir, en virtud de que  la perspectiva de crecimiento económico prácticamente estaría por debajo de los 2 puntos y de que la situación financiera de PEMEX no muestra certidumbre, a pesar de que se le inyecten recursos derivados de los recortes presupuestales.

En conclusión si el próximo lunes se impone el 5% de aranceles no sería sorpresa, aunque lo preocupante seria que no se dieran la posibilidad los dos gobiernos,  de encontrar en breve un punto de convergencia, lo cual provocaría pánico en los mercados financieros.

No hay de otra, hay que ceder en el corto plazo para ganar en el mediano y largo plazo.