Homenajean a “El Pana” a un año de su muerte

  • Nombran al bulevar Apizaco – Amaxac, como Rodolfo Rodríguez “El Pana”.

Apizaco, Tlax; 2 de junio de 2017 (Gamaliel Jiménez) Con una serie de actividades, desde temprana hora comenzó con el homenaje que autoridades municipales, estatales y la familia taurina efectuó en el marco del primer aniversario luctuoso del matador de toros apizaquense, Rodolfo Rodríguez “El Pana”, quien logró reunir a varias personalidades para recordar al denominado “Brujo de Apizaco”.

La conmemoración inició la maña de hoy, con una ceremonia pública en la que además de recordar las andanzas y paseíllos del ilustre torero, develaron la placa conmemorativa en la que denominaron el Bulevar Rodolfo Rodríguez “El Pana” a la importante carretera que comunica al municipio rielero con Amaxac  y que es de reciente creación.

Ahí, el alcalde de Apizaco, Julio César Hernández Mejía, informó que la determinación se dio en el cabildo, quienes de manera unánime acordaron el cambio de nombre de la carretera en mención, como una muestra de cariño, y reconocimiento a la trayectoria y vida del matador de toros oriundo de Apizaco y que dio muchas alegrías no sólo al municipio, sino al estado y al país.

“Quiero hacer patente mi reconocimiento y gratitud por tantas tardes de emoción y alegría que nos regaló con esos paseíllos, esos muletazos y las banderillas en sus manos prodigiosas, con ese temple que hicieran mágicas y de ensueño tantas y tantas tardes de toros. Gracias Pana por poner en el alto el nombre del municipio y del Estado no solo en nuestro país sino en muchas plazas más allá de las fronteras donde hoy seguramente te extrañan y te siguen aclamando, allá donde te encuentres que tengas el más feliz de los paseíllos y el más enorme y eterno triunfo, que tengas la mejor de las temporadas”, expresó.

El evento logró congregar a personalidades sociales, políticas, vecinos, así como de la afición y personajes de la tauromaquia, matadores de toros, novilleros, familiares y conocidos del ilustre torero que reconocieron su trayectoria y su forma de ser, a un año de haber fallecido en aquella fiesta en el Estado de Durango.

Por su parte, Marina Esquivel González, hermana del “El Pana”, se mostró conmovida y agradeció las muestras de cariño y la distinción por denominar con el nombre de su familiar, al bulevar en mención, lo cual dijo que es un “reconocimiento a su trayectoria taurina en los ruedos nacionales e internacionales en los cuales siempre puso en alto el nombre de Apizaco que lo vio nacer así como del estado de Tlaxcala al cual amó profundamente, así también será un símbolo de su esfuerzo y tenacidad y lucha por seguir adelante en todos los caminos”.

One Comment

  1. EVOCACION A “EL PANA” Y SU GLORIA

    “Allá, en Castilla-La Mancha, hubo chance de revancha.”

    En quijotesco carruaje,
    con su puro, su linaje,
    sarape-saltillo al hombro,
    “El Pana”, provoca asombro.

    Ciudad de Guadalajara
    que, en la piedra, se forjara,
    feria excelsa, nada exigua,
    por la Virgen de la Antigua.

    Plaza llamada: “Las Cruces”,
    coso de fiesta, de luces,
    veterano, buen cartel,
    los toros de Juan Manuel.

    Mano a mano, con “Frascuelo”,
    presagio de serio duelo,
    tarde calurosa, en grada,
    tres cuartos hubo de entrada.

    Expectación tras barrera,
    paseíllo de solera,
    vistiendo con gran decoro,
    traje berenjena y oro.

    Bien bordado, muy taurino,
    arte añejo, cervantino,
    Rodolfo Rodríguez, “Pana”,
    oreja corta en España.

    Su pomo de esencias abre,
    con el sexto de la tarde,
    de número ochenta y tres,
    ¡jolines, coño, rediez!

    “Tocador”, burel castaño,
    clase, fijeza en engaño,
    de mucha movilidad,
    ágil, frágil, liviandad.

    Capote de algarabía,
    genialidad escondía,
    “verónicas” y “faroles”,
    “caleserina”, ¡. . . los oles!

    Tres suertes de banderillas,
    fulgurantes, cual cerillas,
    las dos primeras, al quiebro,
    “par de calafia”, ¡celebro!

    Fin de tercio, gran clamor,
    gente de pie, . . . que primor,
    “El Pana”, no guarda nada,
    vuelta al ruedo, ovacionada.

    Muleta que apergamina,
    pinturera tremolina,
    faena, por los adentros,
    que cimbró hasta los cimientos.

    Derechazos alargados,
    naturales hechizados,
    indescifrable toreo,
    excéntrico regateo.

    Un cambiado, por la espalda,
    ajustado, lo respalda,
    midiendo distancia y tiempo,
    “péndulo”, sin contratiempo.

    Se destapó, en suelo hispano,
    el torero mexicano,
    armando la escandalera,
    logra triunfo de bandera.

    Atisbos de magia, . . . embrujo,
    en el redondel, . . . un lujo,
    ¡viejo “Brujo de Apizaco”,
    la lidia su afrodisiaco!

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., 11 de septiembre del 2014.
    Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*