¿Cuál es el orden real? balazos y no abrazos o abrazos y no balazos…

Muchos a favor, muchos en contra, pero todos, sin duda, nos cimbramos con lo ocurrido la semana pasada, cuando hubo una decisión gubernamental más que difícil de tomar. Sucumbir ante el chantaje y la presión de la delincuencia organizada o tomar las riendas de la seguridad en nuestro país. Hechos en Culiacán, Sinaloa que conocimos ampliamente por todos los medios, la detención de Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo, el sitio de la ciudad por parte de narcotraficantes y su casi inmediata liberación.

Cada quien y su opinión, pero tratando de atender el sentido común; mi reflexión la baso en un ejemplo muy básico ¿cuando un niño hace berrinche y patalea,  rompe sus juguetes y le hace una vergonzosa escena a los padres ¿hay que ceder para que calle? ¿comprarle el dulce que quería? hacerlo, podría convertirlo en un adulto frustrado e irresponsable.

Supongo que lo mejor es darle una lección y aunque el castigo duela a los padres o a quienes lo aplican (no me refiero a golpes) sino a lo complicado que es educar estrictamente sin caer en la comodidad, en salidas fáciles con discursos comodinos; tomando decisiones difíciles pero que terminarán rápido con las actitudes negativas. 

Eso para mi, tiene más valor y utilidad que esconderse en explicaciones contradictorias, en donde lo que nos quedó de resaca es una imagen inestable, débil, falta de carácter y de estrategia.

No creo que haya sido una estrategia para “ponderar la vida humana”, porque entonces ¿que buena paradoja no?, los soltados y fugados son asesinos y plagiarios.

El propio gabinete de seguridad aceptó que hubo incompetencia; no me explico algunas defensas que causan aún mayor polarización social, como la señora Polevnsky, quien se refirió a los mexicanos, a los medios nacionales e internacionales y a quienes no gustaron las acciones del gobierno federal, como “jauría de críticos”, y señaló la muerte de muchos inocentes en gobiernos anteriores que no importaron a quienes encabezaban el ejecutivo; ella afirma que al humanista AMLO hay que aplaudir su valor y humanismo pues si sabe dar la cara. 

Dice la señora que la derecha y los críticos, no tienen derecho a opinar ¿pues que no en la derecha, izquierda, arriba y abajo somos todos mexicanos? ¿no merecemos todos vivir tranquilamente sin capos libres? ¿no podemos sin ser de un lado específico opinar simplemente como hombres y mujeres con el derecho de contar con instituciones sólidas y útiles a los buenos y no a los malos?

Bueno, pues ahora si estamos lucidos. Que bueno que en Morena son tan pacíficos y tan civilizados; por ejemplo, este domingo, sólo por poner un ejemplo, no pudieron concretar en Apizaco su asamblea programada, ante la explosión de un artefacto. Así en los distritos I y III quedó suspendida por no existir condiciones, y en el II hubo intentos de boicotear la elección y daños a inmuebles. No pues la 4T si tiene toda la calidad para opinar y actuar.

Dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador que si el partido que ayudó a fundar -Morena- se echara a perder, no sólo renunciaría, sino que le gustaría que le cambiaran el nombre. ¿Habla en futuro? Eso ya está pasando y parece no darse cuenta. Seguro tiene otros datos para no variar.

Gracias por leerme en este espacio. Hasta la próxima si no pasa otra cosa.

América Montoya.


Please follow and like us:
error

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*