El informe de Julio

Lunes 13 de enero de 2020

Este domingo en su tercer informe de gobierno, Julio César Hernández Mejía, alcalde de Apizaco, mostró su “músculo” al llenar el auditorio Emilio Sánchez Piedras, con al menos cuatro mil asistentes a decir del propio Ayuntamiento.

Como es de esperarse, tanto en material videográfico como en su discurso, mencionó los avances de su administración y los objetivos cumplidos, que suman varios en temas interesantes como obra pública, infraestructura y seguridad.

En general la cabecera municipal, la ciudad de Apizaco, luce bonita, ha ayudado mucho la remodelación de mercados y plazas; los operativos para ordenar el comercio informal, los que han aplicado en materia de seguridad, especialmente en tiempos con escasos recursos federales ante el apretón que les dio el gobierno de la cuarta transformación en el programa Fortaseg. 

El que a mi me gustó mucho es el de recolección de basura, con esfuerzos importantes para “educar“ a los ciudadanos, forzando a no tirar los desechos en lugares públicos y evidenciar a los desobedientes.

Y como también era de esperarse, fueron muchos los invitados, varios de ellos buscando reflectores en materia política, obviamente muchos panistas, las representantes populares en el congreso de la unión y local.

El dirigente nacional el PAN, Marko Cortés, aplaudió al alcalde y sus acciones; sin embargo; algunas cositas que tal vez no fueron -desde mi punto de vista-, las más acertadas: el anfitrión y su cabildo se presentaron con atuendo formal por el tipo de evento (traje y corbata), el líder panista informal desde su vestuario hasta sus relajada forma de sentarse, su discurso sin mucho contenido más allá de las obligadas felicitaciones.

La petición de mayores recursos para municipios, enviadas al gobernador a través de su representante en el informe, Jorge Luis Vázquez, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico y flores para la senadora Minerva Hernández, no muchas.

Yo pensé que en su discurso podría aprovechar para enviar mensajes más contundentes, destapes directos o al menos más abiertos para lo que viene, o estuvo mal aprovechada la ocasión o a propósito se decidió no hacerlo.

Otros invitados de distintas fuerzas políticas fueron el líder estatal del PRD Manuel Cambrón y el  más sobresaliente, el senador Joel Molina de Morena; que se puede decir, ¿fue invitado y asistió por cortesía? o se confirman los rumores de que su cercanía con los panistas es tal que es él quien encabeza reuniones convocadas por el dirigente estatal panista en el municipio sarapero, específicamente en un céntrico restaurante.

Así las cosas, comienza un año de nuevos retos para los presidentes municipales que tendrán que nadar contra corriente para alcanzar todas sus metas. Tendrán un año complicado en materia presupuestal. 

Gracias por leerme en este espacio. Hasta la próxima si no pasa otra cosa.

América Montoya

Please follow and like us:
error

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*